PRÉSTAME TU PASAPORTE

Roma Parte II

Nuestros últimos días en Roma fueron muy intensos y de lo mas entretenidos. Paseamos por el Vaticano para conocer todos sus secretos, hasta pudimos ver y escuchar al Papa, subimos a las alturas en varias ocasiones, nos hartamos de comer comida italiana y entramos a varios museos. Pero no nos adelantemos, vayamos paso por paso.

Nuestro tercer día en la ciudad coincidió con que era último domingo de mes y según habíamos leído en varios sitios, la entrada a los museos del Vaticano era gratuita, por lo que allí nos fuimos. Madrugamos, ya que como habíamos imaginado, no seriamos los únicos queriendo aprovechar la entrada gratuita, y así fue, tras hora y media de cola en la calle, a tener en cuenta en épocas muy frías o en verano cuando los viajeros se multiplican, entramos en el museo. Si sois verdaderos amantes del arte y os gusta ver las obras de arte con detalle, os aconsejamos que elijáis otro día a pesar de tener que pagar los 16€ de la entrada, las oleadas de gente no dejaban andar con tranquilidad por los salones y solamente te invitaban avanzar lo mas rápido posible, para dejar paso al resto de gente que estaba haciendo cola. Del museo destacaría la Capilla Sixtina, me hubiese dejado el cuello descubriendo todos los detalles que escondían las pinturas, una pena que no dejasen fotografiarla. Además destacar los techos decorados y los mapas detallados de la milenaria Italia.

A las 12 del mediodía nos acercamos a la plaza central ya que el Papa daba el Angelus, tuvimos la suerte de llegar a tiempo a escucharlo y contagiarnos un poco de la fe que se respiraba en el ambiente. Mas tarde, entramos a la Capilla de San Pedro, inmensa y majestuosa, la cual describe muy bien todo lo que se exhibe en el Vaticano.

Para acabar nuestra andadura por el Vaticano, subimos al mirador, pagamos 10€ cada uno para usar el ascensor) sino su precio es de 8 y las escaleras a subir son el doble), hasta ahí todo bien, el problema llego al subir el ultimo tramo de las escaleras ya que fueron horribles, la gente que había y la estrechez del camino hizo que se me hiciera eterno. No hacia mas que pensar en las vistas de arriba, pero cual fue mi sorpresa que con la gente que había arriba era imposible encontrar un hueco para observar las preciosas vistas con tranquilidad. En mi opinión merece mucho mas la pena subir a otros miradores de la ciudad ,como leeréis mas adelante.

Esa misma tarde, paseamos por el barrio de Trastevere, nos acercamos a la boca de la verdad, que no pudimos ni ver por la cola de asiáticos que había en ese momento y decidimos dejarlo para otro momento, pero al final no la vimos, no nos arriesgamos a quedarnos sin mano.

A la hora del anochecer subimos al mirador, de nombre la Terraza del Gianicolo, en 10 minutos de autobús llegamos a uno de los puntos mas altos de la ciudad,es 100% recomendable para apreciar la inmensidad de la ciudad, pero para ver la puesta de sol, no tanto, ya que el sol se pone desde el otro extremo. Desde allí, pudimos observar las miles de golondrinas que sobrevuelan la ciudad en su camino hacia tierras cálidas.

Ese día cenamos en uno de los restaurantes mas económicos de la ciudad,el Carlo Menta, se encuentra en Trastevere y los precios de sus platos no superan los 6 euros, siempre está lleno, pero la espera para conseguir mesa no suele ser muy larga. No tienen una comida espectacular, pero resulta perfecto para comer algo rápido y de la tierra, mientras estás sentado un rato entre caminata y caminata.

En nuestro último día en la ciudad, decidimos volver a los monumentos que mas nos habían gustado, paseamos alrededor del coliseo y al llegar a la plaza Venecia decidimos conocer el nuevo mirador,cuesta 7€ y una vez subimos hasta la primera terraza gratuita andando, encontramos un ascensor que nos llevó a la cima. Las vistas desde arriba son increíbles, ya que tenemos la oportunidad de ver la zona de las ruinas desde arriba, así como el centro de Roma; sin duda el mirador mas recomendable, además al ser de reciente construcción esta poco masificado.

Si queréis parar a descansar y probar uno de los mejores helados de chocolate no os perdáis cualquiera de las tiendas de Venchi, yo me quedo con el de Nougatine, en la sucursal que tienen al lado del Patheon suelen tener menos cola que en la que hay en la calle principal. Y en cambio, si queréis algo salado, cerca de la Fontana di Trevi tenéis un pequeño bar con un enorme mostrador con diferentes tipos  pizzas, todas ellas riquísimas, no os los perdáis.

A la tarde nos acercamos a los museos Capitolinos,el precio de la entrada son 14€, desde allí aprovechamos para acercamos al mirador del Campidoglio, para ver los foros romanos desde arriba.Del museo destacamos la estatua de Rómulo y Remo, así como las diferentes obras de arte que nos muestran en sus salas.

Una vez anocheció nos acercamos a la Fontana di Trevi para sacar las últimas fotos y lanzar la moneda de rigor, para volver a Roma ;aunque no hay duda de que volveremos, no sabemos cuando, pero lo haremos.

Al día siguiente muy pronto por la mañana cogimos un tren rumbo a Milan,  volver al punto de inicio para regresar en avión hacia nuestra casa. 15 días intensos llenos de recuerdos. Ya estamos preparando el próximo viaje, alguna sugerencia?

En unos pocos días os contaré alguna que otra aventura anterior.

Hasta la próxima viajer@s!!!


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: